Tomar el sol puede ser muy beneficioso para el organismo pues fortalece el sistema inmunitario, reduce la presión sanguínea y mejora el estado de ánimo, pero si lo hacemos de forma inadecuada puede conllevar también riesgos muy graves. Durante el verano el aumento de las temperaturas y de las radiaciones ultravioleta hacen que nuestra piel quede más expuesta que nunca, por ello, debemos extremar los cuidados. A continuación, os explicamos los cuidados que precisa la piel en verano para mantenerse saludable.

Sigue los siguientes consejos

1.- Mantén tu piel limpia y seca

Realiza tu rutina de limpieza de forma suave pero exhaustiva. Para ello utiliza productos que no agredan el ph de la piel. Recuerda que es imprescindible mantener tu piel seca durante esta época del año para evitar la proliferación de bacterias.

2.- Hidrata en profundidad

Las altas temperaturas y las exposiciones solares hacen que la piel sea proclive a deshidratarse, para evitarlo no olvides aplicar productos que contengan propiedades hidratantes y emolientes. Además de tu crema habitual, utiliza alguna mascarilla para reforzar la hidratación de tu piel en este periodo.

3.- Cuida tu piel desde el interior

Presta atención a tu alimentación. En esta época del año es aconsejable moderar el consumo de carne y aumentar el de fruta y verdura pues son fuente importante de antioxidantes, así como el pescado y los frutos secos. Del mismo modo, es fundamental que mantengas un nivel de hidratación interna adecuado, para ello puedes valerte de aguas de sabores, zumos de fruta y verdura o sopas frías, los resultados de una rutina alimentaria saludable se reflejarán en tu piel.

4.- Protégete adecuadamente

Este es quizás el punto más importante. Para lograr una protección adecuada no olvides realizar un correcto diagnóstico solar y utilizar productos que se ajusten a las necesidades de tu piel. Además, deberás renovar la aplicación según las indicaciones y asegurarte de cubrir todas las zonas del cuerpo como las orejas, la nuca, la boca o el empeine. Esto también evitará la aparición de manchas en la piel.

5.- Utiliza productos post-exposición

Es aconsejable utilizar productos específicos después de realizar las exposiciones solares, pues además de ayudarnos a recuperar la hidratación, son ricos en antioxidantes, que intervienen en el proceso de envejecimiento de la piel. A su vez, nos ayudan a prolongar el bronceado, a calmar y a refrescar la piel.

6.- Exfolia suavemente

Realiza suaves exfoliaciones una vez por semana. Esto te ayudará a deshacerte de las células muertas y a obtener un bronceado más homogéneo.

7.- Utiliza “maquillaje de verano”

Evita utilizar demasiados cosméticos, perfumes o productos que puedan provocar hiperpigmentación e irritación en verano. Es preferible emplear BB creams, polvos bronceadores o labiales con protección solar, así dejarás que tu piel respire y evitarás la aparición de manchas o impurezas.