Seguramente hemos odio hablar sobre la influencia de las fases lunares en nuestro organismo. Al parecer este satélite tiene mucho que ver con las mujeres. La luna tarda 28 días en dar la vuelta a la tierra, aproximadamente lo mismo que lo que dura nuestro ciclo menstrual. También es conocida su estrecha relación con la fertilidad femenina y se dice que interfiere en otros muchos asuntos, entre ellos el crecimiento del cabello, pero ¿qué hay de cierto en todo esto?

Paradójicamente, todos aceptamos la influencia de las fases lunares sobre las mareas o la agricultura biodinámica, pero nos mostramos más escépticos a la hora de pensar que esto pueda influir sobre nosotros.

Alrededor de un 50%-70% de nuestro peso corporal corresponde al agua que contiene nuestro organismo. Cada cabello está formado por un 70% de agua y otros elementos como carbono, hidrógeno, oxígeno, nitrógeno y azufre, por tanto, es posible que esta teoría no sea tan descabellada como algunos creen.

La circulación sanguínea y el cabello

Si lo analizamos es lógico pensar que, cuando nuestra circulación sanguínea se encuentre muy activa, la raíz del cabello estará muy bien “regada”, propiciando el crecimiento del pelo. Por el contrario, cuando nuestra circulación no está tan estimulada, el crecimiento del vello tampoco será tan dinámico.

En base a este razonamiento realizar tu depilación bajo la influencia de la luna menguante será lo más adecuado para obtener el mayor rendimiento. Los días propicios empiezan antes de entrar en dicha fase lunar y finalizan cuando acaba la misma. Así, los mejores días de este mes de julio serán del 20 al 31.

¿Te atreves a probarlo?