El tratamiento se realiza en dos sesiones.

En la primera se le explica el trabajo que se va a realizar, la elección del color, y se realiza el tratamiento.

En la segunda sesión controlamos el color y la forma. Se realiza un pequeño repaso en las zonas donde el pigmento no ha quedado totalmente fijado. Ofrece la posibilidad de oscurecer el color en caso de que sea necesario.