Cejas: son una de las partes del rostro que más importancia tienen ya que nos dan expresividad y equilibrio en todas las facciones. Podemos hacer diferentes diseños si se quiere suavizar o endurecer la expresión facial.

Podemos dar forma a las cejas, espesar las cejas poco pobladas o corregir asimetrías entre una ceja y otra.

El mejor resultado se obtiene cuando la persona tiene un poco de pelo, ya que éste camufla parte de la micropigmentación, pero el resultado es igual de bueno cuando no se tiene nada de pelo, ya que la técnica que se utiliza es la de pelo a pelo para obtener un resultado muy natural.

Labios: Es muy importante que las forma del labio sea la adecuada y esté equilibrada con el rostro. Con micropigmentación se puede definir el contorno del labio, corregir asimetrías, oscurecer el tono de la mucosa, proporcionando un aspecto más atractivo al rostro.

Ojos: En el caso de los ojos se pueden realizar dos técnicas; una es la del punteado, que se utiliza cuando tan sólo se quiere conseguir un efecto óptico de relleno de pestañas sin que parezca que va maquillado, se puede hacer tanto a hombres como mujeres; y el delineado, que la línea se hace más gruesa, alargándola del final y  corrigiendo imperfecciones del ojo, como por ejemplo realzar un ojo descendente alargando suavemente el final del diseño.

Técnicas paramedicales: camuflaje de cicatrices, reconstrucción óptica de areolas.