Son totalmente compatibles con el organismo, pero previamente al tratamiento se realiza una prueba de tolerancia al paciente con el pigmento que vamos a implantar posteriormente para asegurarnos de que no hay posibilidades de sufrir ninguna alergia.