El hirsutismo afecta aproximadamente al 10% de las mujeres en edad fertil pero suele manifestarse de manera leve como una irrupción espontánea y cuya causa es desconocida. En otros casos puede estar relaccionado con un exceso de andrógenos, como el sindrome de ovario poliquístico o la hiperplasia suprarrenal congénita.

El hirsutismo es un crecimiento excesivo de vello en la mujer que se manifiesta en zonas andrógeno-dependientes, siguiendo un patrón masculino de distribución. Las zonas más comues de son la barbilla, las patillas, el cuello, las areolas mamarias, muslos, espalda y en el tórax, concretamente en el área inmediatamente superior o inferior al ombligo.

Causas del hirsutismo

En la mayoría de los casos, la causa exacta no se identifica. Pero si sabemos que tiende a ser hereditario.

  • Síndrome de ovario poliquístico (SOPQ)

    El principal origen del exceso de la segregación de andrógenos parece ser el ovario, por eso la patología ovárica es la causa más frecuente del hirsutismo.

Otras causas puede ser:

  •  Consumo de difenilhidantoína
  • Tumor o cáncer de las glándulas suprarrenales
  • Tumor o cáncer de ovario
  • Síndrome de Cushing
  • Hiperplasia suprarrenal congénita
  • Hipertecosis (una afección en la cual los ovarios producen demasiadas hormonas masculinas)
  • Uso de ciertos medicamentos como testosterona, danazol, esteroides anabólicos, glucocorticoides, ciclosporina, minoxidil, fenitoína.

Evaluación del hirsutismo

Lo primero que hay que valorar es el grado de hirsutismo y la preocupación estética para la mujer. Para ello se han utilizado diversos test o escalas, siendo el más utilizado el de Ferriman-Galwey.
En esta escala se asigna un valor de 1 a 4 a la densidad de pelo terminal en cada una de las 9 áreas de referencia. El resultado de la suma de puntos nos dará un índice:
<8: normal.
8-11: hirsutismo leve.
12-19: hirsutismo moderado.
>19: hirsutismo grave.

Tratamiento del hirsutismo

En nuestras clínicas llevamos más de 30 años solucionando los aspectos visibles del hirsutismo. Acabamos con el vello de forma definitiva con la electrodepilación, este método es el único que es capaz de eliminar el vello de la cara y de cualquier parte del cuerpo de una manera definitiva y permanente. Otros métodos son demasiado agresivos y provocan, en zonas como la cara, lesiones irreversibles en la piel.