Sin duda la micropigmentación y el microblading son unos de los tratamientos estéticos más demandados actualmente pero ¿Conoces las diferencias entre ellos? ¿Sabes qué tipo de tratamiento es más recomendable para ti? A continuación te explicamos todo lo que necesitas saber para escoger el tratamiento que más se ajuste a tus necesidades.

¿Qué son la micropigmentación y el microblading?

Se trata de dos técnicas estéticas distintas basadas en la implantación de pigmento a nivel epidérmico. Estas técnicas se utilizan para emebellercer, armonizar, corregir o resaltar determinados rasgos faciales o corporales.

¿En qué se diferencian?

La duración del tratamiento

La micropigmentación: Aunque no dura toda la vida se considera un procedimiento “permanente”. La duración de la micropigmentación dependerá de las características de cada persona (el tipo de piel, la tolerancia al pigmento, etc). Es muy difícil estimar la duración de un tratamiento de micropigmentación pues puede ser muy variable de una persona a otra pero podemos estimar una duración aproximada de 2 años. Si deseas mantener el tratamiento en perfecto estado será necesario realizar un repaso cada año o año y medio.

El microblading: Es un procedimiento de menor duración, por eso se considera “semi-permanente”. La duración del tratamiento de microblading también dependerá de las características de cada persona. Por eso, del mismo modo, es difícil calcular una durabilidad concreta pero podemos estimar una duración de 6 a 8 meses, aproximadamente.

El aplicador o instrumento empleado

La micropigmentación: Para realizar este tratamiento empleamos un dermógrafo. Se trata de un dispositivo eléctrico en forma de bolígrafo al que se le coloca un aplicador de pigmento esterilizado y desechable. Este aplicador en forma de aguja es el responsable de implantar el pigmento sobre la epidermis.

El microblading: Para realizar un tratamiento de microblading se emplea una pluma metálica llamada tíbori que contiene un cabezal desechable formado por  microagujas que implantan el pigmento sobre la dermis. En este tratamiento es el especialista quien ejerce una fuerza mecánica sobre la pluma, sin intervención alguna de la energía eléctrica.

Los resultados

La micropigmentación: El resultado que se obtiene es duradero y hoy en día existen infinidad de aplicadores con distinto tamaño de aguja que proporcionan un resultado de lo más natural.

El microblading: Se trata de un método bastante menos duradero pero de resultados muy naturales debido al tamaño de sus microagujas que, al ser más finas, proporcionan grandes resultados.

El Tratamiento Combinado

Además de los dos tratamientos anteriores existe también el tratamiento combinado que reúne los beneficios de la micropigmentación y el microblading en un solo método. Mediante la combinación de las dos técnicas conseguimos la durabilidad de la micropigmentación y la naturalidad de la microblading en un solo tratamiento.

Al igual que con el resto de tratamientos, si quieres mantener los resultados en perfecto estado necesitarás realizar un repaso cada año o año y medio.

Entonces… ¿Qué tratamiento escojo?

La micropigmentación es el tratamiento más adecuado para aquellas personas que desean realizar un diseño de cejas y que ya tienen pelo en la zona pero quieran perfeccionar la forma. Si por el contrario deseas realizar un maquillaje permanente en las cejas pero careces de pelo en la zona el tratamiento más indicado para ti será el “Tratamiento Combinado” de micropigmentación y microblading.

Si todavía tienes dudas te recordamos que en la Carolina de la Rosa estudiamos tu rostro en profundidad para ofrecerte la solución que mejor se adapte a tus necesidades.

Solicita una consulta gratuita con nuestras especialistas y obtén un asesoramiento personalizado.