El pelo puede clasificarse en dos tipos: lanugo y terminal

El pelo lanugo o vello es de tipo pelusa y se encuentra normalmente en las mejillas. Suele carecer de pigmentación y son muy superficiales. Normalmente este tipo de pelo no se convierte en pelo terminal (grueso) a no ser que sea estimulado (depilación con pinzas o cera, etc.).

El factor que determina la fuerza con la que crece el pelo es la cantidad de suministro sanguíneo a la papila del folículo que contiene el pelo. Cuanto más suministro sanguíneo tenga,  el pelo crecerá más profundo y grueso.

El ritmo de crecimiento del pelo lanugo o vello es más lento que un pelo terminal. Aunque su ciclo de caída y sustitución por otro pelo nuevo es igual que en el pelo terminal. Tras su depilación con pinzas o cera, tardan el volver a crecer de dos a tres meses y permanecen inactivos durante seis meses antes de volver a la fase de caída del pelo.

Los pelos terminales son los pelos gruesos y profundos, que crecen en el cuero cabelludo, las axilas, el pubis y otras partes del cuerpo. A diferencia de los pelos lanugos, tienen una raíz y un bulbo muy desarrollados, que a menudo crecen en un folículo que se extiende hasta dentro de la hipodermis.

Os ponemos un ejemplo de depilación en las mejillas: si casi todo el pelo que tenemos en las mejillas es pelo lanugo (vello) y sólo unos cuantos terminales, y nos hacemos un tratamiento de depilación láser en las mejillas, acabaremos tan sólo con los pelos terminales (gruesos y negros). Pero por otro lado, el láser lo que va a provocar es una estimulación de todo el pelo lanugo que hay alrededor, convirtiéndolo en pelo terminal. Vamos a agravar el problema en lugar de solucionarlo.

Sin embargo, la Electrodepilación no estimula folículos de alrededor. Si desde un principio depilamos las mejillas con Electrodepilación en lugar de Depilación láser, no tendremos problemas de estimulación de folículos.