Se acerca el verano y los días son cada vez más largos, por lo que aumenta el tiempo que pasamos al aire libre, y por lo tanto, debemos ser cautelosos con la exposición a los rayos UV.

Tomar el sol es excelente para la salud, pero sólo si se hace con seguridad y con  dosis moderadas

Combate el cansancio, la depresión, el estrés, equilibra el sistema nervioso, favorece la formación de Vitamina D en nuestro organismo. Pero el exceso de rayos solares es perjudicial para nuestro cuerpo, y puede provocar enfermedades como el cáncer de piel o el melanoma.

La exposición prolongada al sol es la principal causa de algunas de las lesiones que sufre nuestra piel: arrugas, manchas, pérdida de la elasticidad, eritemas, quemaduras, etc…

Nuestra piel se protege del sol de forma natural con el aumento de la síntesis de melanina, a mayor concentración, más oscura es nuestra piel. Pero esta protección no es suficiente, si queremos evitar la aparición de alguna de estas lesiones con el paso del tiempo.

Utiliza productos solares adecuados

Por ello, es muy importante protegernos del sol con los productos adecuados, potenciando la protección natural de nuestra piel.

Los tratamientos solares de Institut Esthederm, adaptan la piel al sol con total seguridad estimulando sus capacidades naturales de autodefensa: piel sensible, intolerante o hiperpigmentada. Combaten la fotosensibilización y el fotoenvejecimiento.Han creado productos solares para que todas las pieles puedan disfrutar del sol.

Sus fórmulas se adaptan al tipo de piel y el bronceado que quieras conseguir, la intensidad del sol según la época del año y el lugar de exposición:

  • UV incellium Bronzant: preparador y acelerador del bronceado.
  • Adaptasun: para pieles normales que broncean sin problemas.
  • Adaptasun piel sensible: pieles sensibles y claras que se queman fácilmente.
  • Bronz Repair: bronceador antiarrugas para pieles normales que broncean sin problemas.
  • Intolerancias solares: pieles con alergias al sol, con tendencia a manchas, niños o embarazo.
  • Bronceadores específicos: alta montaña, ski, frío intenso.
  • Reflejos de sol: autobronceadores, antiarrugas y maquillaje solar.
  • Después de la exposición: tratamiento después del sol y prolongador del bronceado.

El consejo más adecuado no es la prohibición del sol, sino “educar” a las pieles a vivir bajo el sol. Lo importante es utilizar la protección adecuada para cada piel, sin quedarnos cortos pero tampoco excedernos.

 

Todos los productos Institut Esthederm, puedes encontrarlos en nuestro centro en Barcelona,  también en nuestra tienda online naturcosmeticos.com