Preguntas frecuentes sobre la Micropigmentación

Son totalmente compatibles con el organismo, pero previamente al tratamiento se realiza una prueba de tolerancia al paciente con el pigmento que vamos a implantar posteriormente para asegurarnos de que no hay posibilidades de sufrir ninguna alergia.
No, su duración es de 3 a 5 años aproximadamente. Siempre depende de la técnica utilizada, el pigmento, la edad  y el tipo de piel del paciente. El color va perdiendo intensidad poco a poco con el paso del tiempo por la renovación celular.

Se aconseja al paciente acudir a la consulta antes de los dos años para hacer una evaluación del estado del color y valorar si es necesario hacer un retoque, que en este caso será de una sesión.

No sustituye al maquillaje convencional pero sí que ayuda a la persona que se lo realiza a verse favorecida y natural durante todo el día sin necesidad de utilizar ningún otro producto. Además los colores utilizamos en micropigmentación son muy discretos, y ayudan a la persona a maquillarse con más facilidad.
Se puede realizar a cualquier persona, dependiendo de cuál sea su finalidad:

Finalidad embellecedora: para hombre y mujeres que quieran dar mayor expresividad y equilibrio a su rostro. Este es el caso de labios, cejas o eye liner.

Finalidad correctiva: es la parte más gratificante de la micropigmentación, ya que se pueden hacer reconstrucciones de areolas después de una mastectomía, disimular las cicatrices periareolares después de un aumento o reducción de pecho, oscurecer o agrandar areolas, etc.

La mayor diferencia entre el tatuaje y la micropigmentación es la profundidad de inserción del pigmento. En micropigmentación se trabaja en la capa más superficial de la piel, en la epidermis, mientras que en el tatuaje se llega a la dermis. También en micropigmentación los pigmentos son diferentes, colores mas naturales, la técnica de trabajo es diferente, la maquinaria más pesada, etc. Por ello el tatuaje es permanente y la micropigmentación no.
El tratamiento se realiza en dos sesiones.

En la primera se le explica el trabajo que se va a realizar, la elección del color, y se realiza el tratamiento.

En la segunda sesión controlamos el color y la forma. Se realiza un pequeño repaso en las zonas donde el pigmento no ha quedado totalmente fijado. Ofrece la posibilidad de oscurecer el color en caso de que sea necesario.

Cejas: son una de las partes del rostro que más importancia tienen ya que nos dan expresividad y equilibrio en todas las facciones. Podemos hacer diferentes diseños si se quiere suavizar o endurecer la expresión facial.

Podemos dar forma a las cejas, espesar las cejas poco pobladas o corregir asimetrías entre una ceja y otra.

El mejor resultado se obtiene cuando la persona tiene un poco de pelo, ya que éste camufla parte de la micropigmentación, pero el resultado es igual de bueno cuando no se tiene nada de pelo, ya que la técnica que se utiliza es la de pelo a pelo para obtener un resultado muy natural.

Labios: Es muy importante que las forma del labio sea la adecuada y esté equilibrada con el rostro. Con micropigmentación se puede definir el contorno del labio, corregir asimetrías, oscurecer el tono de la mucosa, proporcionando un aspecto más atractivo al rostro.

Ojos: En el caso de los ojos se pueden realizar dos técnicas; una es la del punteado, que se utiliza cuando tan sólo se quiere conseguir un efecto óptico de relleno de pestañas sin que parezca que va maquillado, se puede hacer tanto a hombres como mujeres; y el delineado, que la línea se hace más gruesa, alargándola del final y  corrigiendo imperfecciones del ojo, como por ejemplo realzar un ojo descendente alargando suavemente el final del diseño.

Técnicas paramedicales: camuflaje de cicatrices, reconstrucción óptica de areolas.

Micropigmentación en otras zonas

https://caroldelarosa.com/micropigmentacion/micropigmentacion-ojos/